Maestros: una gran profesión

15/05/2020 No cabe duda que la profesión de los maestros es una de las más nobles e importantes. Si bien la educación comienza en casa, los profesores tienen una gran responsabilidad: dedican su vida a transmitir conocimientos, educar y formar a los líderes del mañana.

Todos recordamos las tareas interminables en fines de semana, las llamadas de atención, las exposiciones que nos daban pánico escénico entre muchas otras cosas de nuestra educación escolar, pero sin duda estamos agradecidos ya que la guía, sabiduría y compromiso de nuestros maestros nos formaron como los profesionales talentosos y destacados que hoy somos. 

La responsabilidad de un maestro va más allá de explicar un tema y enseñar a memorizarlo. La labor de un maestro reta a sus alumnos para que descubran y exploten todas sus habilidades, talentos y destrezas. Muestran que no hay imposibles y que los límites no existen.

Hoy celebramos el Día del Maestro en una situación sin precedentes, con maestros y alumnos, desde preescolar hasta postgrado, adaptándose a la educación en línea. Aun así la labor del maestro no deja de ser reconocida al estar al pendiente de sus alumnos aún en la distancia.

Aquí te presentamos un listado de razones para admirar y reconocer esta profesión.

 1.   La pasión por la enseñanza. Son muchos los maestros que tienen esa vocación de enseñar, sin importar la dificultad o lo diferente que sea el alumno, el maestro se preocupa por encontrar la manera de enseñar. 

 2.   La conexión con sus alumnos. Un buen maestro siempre encuentra la manera de conectar con sus alumnos, de ganarse su confianza y llegan a ayudarlos no solo en los estudios sino en situaciones de la vida cotidiana.

 3. Actitud positiva. Sin importar la cantidad de alumnos y diversas personalidades a las que se enfrentan diariamente, un buen maestro siempre conserva una actitud positiva alegre y cálida digna de admiración. 

 4.  Disciplina. Todas las reglas que en su momento no entendimos o nos parecían exageradas hoy las entendemos y agradecemos. Los maestros nos enseñan la disciplina que no sólo se aplica en los salones de clase, sino en la vida diaria.

 5.  Motivación. Un maestro brinda diariamente la motivación por seguir estudiando, las palabras de aliento para seguir creciendo y llegar a ser grandes profesionistas.