Finanzas sanas para adquirir la casa de tus sueños

30/04/2020 Comprar una casa es una delas decisiones más importantes que tomarás en tu vida, implica una gran responsabilidad pero sobre todo planeación. También implica desembolsar una gran cantidad de dinero, que probablemente no tendrás al momento. Por esto la mayoría recurrimos a un crédito hipotecario para poder adquirir la casa soñada. En ocasiones es frustante el no poder acceder a un crédito por causa de un mal historial crediticio. Por esto debes anticipar y tener finanzas sanas para que llegado el momento puedas disfrutar de tener los mayores beneficios de tu crédito y tener la casa que realmente desees y no solo la que completes.
Para adquirir una deuda a largo plazo, debes tener finanzas saludables. ¿Qué significa eso? básicamente, no tener deudas fijas ni gastar más de lo que ganas. De otra forma, no podrás ahorrar dinero y vivirás estresado y preocupado. En estas condiciones, comprar una casa puede ser una muy mala decisión. Para sanear tus finanzas, estos son los pasos que debes seguir:
· Planear. Antes de adquirir una casa es importante salir de todas las deudas para que el dinero que llegue pueda destinarse a tu nuevo hogar. Hay que tener claras las deudas para saber cómo serán pagadas.
· Cuidado con tus tarjetas de crédito. Tener un buen historial crediticio es necesario para que un banco te preste para comprar tu casa, así que no se trata de dejar de usar tus tarjetas; lo que sí es necesario es que las liquides cada mes. Así, no pagarás intereses ni gastarás lo que no tienes.
· No vivas en quincenas: si eres de los que espera la quincena y cuando llega corres a pagar sus deudas y a comprarte lo que “necesitas”, estás siguiendo el camino hacia el desastre financiero. Tu sueldo debe alcanzarte para vivir tranquilamente, sin importar el día del mes en que te encuentres. Tu deuda nunca deberá representar más de 30% de tus ingresos mensuales.
· Trata de no adquirir créditos pequeños: no caigas en el engaño, comprar a plazos implica pagar más y vivir ahorcado. Es mejor que ahorres unos meses para comprarte lo que realmente necesitas, que comprarlo ahora y vivir pagándolo hasta por varios años. La novedad del uso de las tarjetas para pagos a meses sin intereses puede crearte una gran fuga de dinero, analiza bien tus compras.
· Recorta los pequeños gastos: esto te permitirá darte cuenta del dinero que desembolsas cada mes en cosas que no son indispensables. Verás que si recortas esos gastos chiquitos, contarás con más dinero para ahorrar. Si dejas de fumar o de beber refrescos, cada año podrás ahorrar más dinero que el imaginas. Pequeños sacrificios por un tiempo te darán la oportunidad de adquirir una casa más grande, que esa sea tu motivación.
· Haz un plan de ahorro: ahora sí es tiempo de ahorrar. Si ya cotizaste tu crédito, comienza a depositar en una cuenta bancaria la cantidad que tendrías que pagar como mensualidad de tu casa. Hazlo durante meses o incluso un par de años y verás que, al final, tendrás una cantidad que te permita cubrir el enganche