Cuidado personal para un mejor bienestar

15/04/2021  ¿Sabías que el bienestar de una persona es directamente proporcional a su cuidado personal?

Más allá de lo que lo que muchas personas piensan, el cuidado personal no es solamente una rutina de belleza.  El cuidado personal incluye la higiene, la alimentación, la calidad del sueño, la imagen, la actividad física y la salud mental.

Hoy te presentamos estos tips para cuidado personal, síguelos y verás cómo benefician tu vida.

Calidad del Sueño. Nos referimos a cuántas horas duermes, si duermes sin interrupciones, si duermes cómodamente y al horario de tu sueño.

Lo más recomendable es que duermas 8 horas diarias ininterrumpidas.  Debes dormir con ropa cómoda, con espacio suficiente en tu cama. Es muy importante que duermas sin ruido o con sonidos relajantes que propicien el sueño. Dormir con la luz apagada también beneficiará para que duermas mejor.

El horario de dormir también es importante, hay personas que duermen ocho horas diarias pero se duermen en la madrugada y se despiertan en la tarde y eso no favorece a su cuidado personal ya que la energía durante el día no es la misma.

Trata de moderar el consumo de cafeína para que no repercuta en tu buen descanso.

Come bien y cuida tu estómago. Una dieta sana es aquella que te proporciona suficiente energía, fibra y nutrientes. Es moderada, equilibrada, variada y adecuada.  Es importante que consumas alimentos de todos los grupos, éstos son: carbohidratos, lípidos, proteínas, vitaminas y minerales.  También debes mantenerte hidratado y tomar suficiente agua durante el día.

Llevar una buena alimentación también requiere de tiempo para planear tu menú semanal y preparar tus alimentos. Evitar comer en la calle a diario, beneficiará no solo a tu cuerpo, si no a tu bolsillo.

Imagen y vestimenta. ¿Qué dice tu imagen de tu cuidado personal?  ¿Qué postura tienes?  ¿Cómo caminas?  ¿Luces cansado o preocupado? Todo esto influye en cómo te ves y cómo te sientes. Procura siempre que tu cabello este arreglado, tus uñas limpias.

Nunca te olvides de tu ropa. ¿Te gusta?  ¿Te sientes cómodo al vestirla?  ¿Cuándo fue la última vez que depuraste tu closet? ¿El tipo de ropa que usas favorece tú tipo de cuerpo?

En resumen siempre antes de salir preguntante ¿Me gusta cómo me veo en el espejo? A veces la falta de un buen cuidado personal es la causa de un aspecto físico demacrado, no permitas que esto te pase.

Ejercítate diariamente. El ejercicio físico es tu mejor arma para prevenir enfermedades. Además de lucir bien, te hará sentirte mejor. Debes tener suficiente actividad física todos los días.  Dedica por lo menos media hora diaria a hacer ejercicio.  Incorpora ejercicios de resistencia, fuerza, flexibilidad y equilibrio a tu rutina.  ¡Muévete y estírate durante el día!  Evita el sedentarismo y actívate.

Salud mental. Si tu mente está tranquila es más probable que puedas hacerte cargo del resto de los aspectos de tu cuidado personal.  Será más fácil descansar en la noche, tener energía para hacer ejercicio, administrar tu tiempo para preparar tus alimentos, tendrás motivación para tener una excelente imagen.

Para cuidar tu salud mental incorpora hábitos a tu rutina diaria, como dedicarle dos minutos a tu respiración y a hacer estiramientos al despertar.  Escucha un podcast mientras te preparas para salir de tu casa en la mañana o comienza tu día con música.

Lee contenido positivo, educativo o un tema de tu interés al menos quince minutos diarios.  Dedica un par de horas a la semana para tus pasatiempos, tu vida social y para tu familia, no todo es trabajo. Rodéate de personas positivas y exitosas.

De vez en cuando pasa tiempo al aire libre y haz cosas nuevas, aprende un nuevo idioma, una nueva actividad, un nuevo deporte, mientras estés en constante aprendizaje tu mente funcionará mejor.