Cómo tomar mejores decisiones

08/10/2020 Cada decisión difícil que tomamos es una oportunidad para definirnos como personas. A hora de decidir muchas veces el miedo y la ansiedad pueden generarnos mucha confusión. Al no ver qué camino es el más adecuado la duda nos paraliza.

La buena noticia es que podemos aprender a tomar buenas o mejores decisiones siguiendo algunos tips o técnicas. Debemos ser conscientes, que una buena decisión es un proceso que necesita tiempo y planeación.

Hoy te presentamos estos consejos con los cuales te será más sencillo tomar decisiones:

1- Análisis en lugar de parálisis. Al tomar decisiones, tememos equivocarnos, asumiendo que hay un camino correcto y otro que no lo es. Para superar el miedo a decidir debemos aceptar que hay cosas que no podremos prever. Pero para decidir con claridad también hay que tomarse el tiempo de analizar toda la información interna (ver cuáles son nuestras prioridades, qué emociones nos despierta cada opción, etc.) y externa, recopilando aquellos datos que estén a nuestro alcance sobre los elementos que pueden estar implicados.

2- Observa todas las partes.  Primero piensa en hechos concretos, sin interpretaciones. Después intenta ver las dificultades que pueden surgir. Posteriormente trata de salir de tu zona de confort y busca alternativas. Evalua la situación desde la parte emocional, la intuición y el corazón. Después ve las partes positivas.

3-No tener prisa por responder. Algunas personas tienden a decidir “sí” casi siempre y otras tienden al “no” en cualquier caso. ¿Cuál es tu tendencia? Es importante ser consciente de ello, sostener la incertidumbre y tomarse tiempo para valorar sin reaccionar automáticamente. Solemos funcionar desde el ego, en base a patrones de conducta estereotipados. Esto nos puede llevar a tomar el mismo tipo de decisiones, lo que no nos ayuda a crear nuevas posibilidades.

4-Saber renunciar. Optar por un camino implica casi siempre perder otro, es decir, saber renunciar. Sin embargo, querer abarcarlo todo también tiene un precio, al igual que lo tiene no decidir nada, ya que también es decidir. Es algo que hacemos constantemente cuando continuamos con nuestra rutina habitual y no afrontamos ningún cambio.

5-Otra técnica para decidir bien es elaborar una lista con las ventajas y otra con las desventajas de cada opción, para después analizar cada una.

6-Para atreverte a pasar a la acción y reafirmar tu decisión te ayudará visualizar hacia dónde te va a llevar el camino que vas a recorrer. Cierra los ojos e imagínate en la situación que te lleva a una decisión. ¿Cómo te sientes? ¿Te gusta lo que ves? Para acabar de evaluar, imagina también el contexto en el que te sitúan las otras opciones. ¿Qué sientes? Tal vez también te irá bien visualizar cómo será tu vida sin tomar ninguna de las dos opciones. No podemos dirigirnos hacia ningún lugar si antes no lo hemos imaginado.