Cómo hacer ejercicio sin odiarlo

08/08/2019  ¿El ejercicio no es lo tuyo pero te gustaría una vida más saludable? No te preocupes el día de hoy te daremos unos sencillos tips para que logres iniciar una rutina de ejercicios y hacerlo un hábito constante.

Primero debemos comentar que cualquier persona puede aprender a disfrutar el ejercicio sólo con un cambio de mentalidad, es decir si piensas que es una tortura, que es aburrido, doloroso ¡así será!. Somos lo que pensamos y nosotros creamos nuestra realidad y nuestro entorno, así que cambia la forma de verlo y desde ahí ya lograras un avance significativo.

Tener en mente las ventajas que traerá el hacer ejercicio a tu vida también será un buen motivante: Con tan sólo 30 minutos diarios de actividad física podrás mejorar visiblemente tu salud física y mental.

Quienes realizan una actividad física constante tienen menor probabilidad de enfermarse y más posibilidades de gozar de una vida más larga. El bienestar no es sólo físico, también la mente se favorece. Cuando una persona se ejercita se ve y se siente bien consigo misma.

Vayamos ahora a ver estos consejos para lograr integrar el ejercicio a tus actividades:

1.- Encuentra una actividad que te guste. Por más que odies hacer ejercicio debe haber algo que te motive, que vaya más con tu personalidad, que te anime, toma esto como referencia para elegir el tipo de ejercicio que deseas realizar: si te gusta el baile por ejemplo, zumba será tu opción, te gustan los paisajes al aire libre, correr o andar en bicicleta pudieran ser tu elección, si no tienes mucho tiempo o no te gusta la presión de los gimnasios puedes hacer una sencilla rutina en tu casa; como podrás ver no es difícil, sólo piensa de que actividad está relacionada con gustos y tómalo como referencia para elegir dónde comenzar a activarte.

De igual manera no tengas miedo de intentar varias actividades hasta encontrar la que más te guste.

2.- Proponte metas. En un inicio ponte la meta de 15 o 20 minutos diarios, poco a poco lograras ir incrementando el tiempo.

3.- Si vas a realizar el ejercicio por tu cuenta, organízate, pon un horario al día, anótalo, de esta manera te motivaras más a que no se te pase diariamente.

4.- Recuerda la razón por la que quieres ejercitarte. ¿Por qué quiero hacer ejercicio? Porque me fortalece física y mentalmente, es bueno para mi corazón, me da más energía, me pone de buen humor, me siento motivada (o) etc. Siempre ten clara tu motivación y úsala para eliminar los pensamientos negativos que tratarán de convencerte de dejar de hacerlo.

5.-Encuentra con quién hacer mancuerna. Es sumamente efectivo tener a alguien con quién hacer ejercicio ya que de esta manera se crea un compromiso y es más divertido.